Lo que debes tener en cuenta del trabajo desde casa: ventajas y desventajas

by Marcos Phoenix
teleworking ventajas

Gracias a los avances en tecnología y herramientas de comunicación, el trabajo desde casa se ha vuelto una realidad a la que muchos pueden acceder, de hecho, cada vez son más los profesionales que deciden trabajar bajo esta modalidad.

Hoy en día casi todas las labores de oficina se pueden hacer perfectamente desde casa siempre y cuando se cuente con un PC y buena conexión a internet. Sin embargo, como todo, esta modalidad tiene sus ventajas y desventajas, defensores y detractores.

¡Vamos a ver cuales son!

Ventajas:

Bien lo mencionó Victor Pauchet:

“El trabajo más productivo es el que sale de las manos de un hombre contento”

Esta cita representa la principal y más obvia ventaja del trabajo desde casa: la motivación.

Al tener mayor flexibilidad, los empleados podrían sentirse mucho más motivados para cumplir con las tareas establecidas. Otras ventajas del trabajo desde casa son:

► Mejor aprovechamiento del tiempo

Cuando se trabaja desde casa, se puede tener un mejor aprovechamiento de las horas de trabajo y consecuentemente podrás ser más productivo y dedicarte a otras actividades como ir al gimnasio, hacer un curso o pasar tiempo a solas.

Pasar más tiempo con la familia

Representa una gran posibilidad de que la persona esté más cerca de sus seres queridos incluso en el peor de los casos, si algún familiar está enfermo, podría quedarse en casa cuidando de él o ella y al mismo tiempo cumplir con sus tareas diarias.

► Ahorro de dinero

A corto y largo plazo, el empleado podrá ahorrar dinero que antes gastaba en gasolina o en transporte público, en el caso de la compañía, podrá disponer de oficinas más reducidas y más optimizadas, con la consiguiente reducción de gastos de luz, agua, entre otros.

Aumento de la productividad

El rendimiento del colaborador aumentará notablemente ya que administrará mayor energía en realizar bien su trabajo en lugar de perderla trasladándose hasta la oficina. Además, está comprobado que emocionalmente, sentirá menos presión trabajando desde casa y, por ende, mayor enfoque en sus tareas.

► Mayor flexibilidad

Se relaciona mucho con el punto anterior y con lo que se mencionó al principio. En grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Londres o Nueva York son muy comunes los embotellamientos. Con el teletrabajo, el tiempo de desplazamiento podría ser aprovechado para realizar otras tareas, y ser más productivo, además de que el colaborador se sentirá menos agotado físicamente al tener mayor flexibilidad y motivación para hacer sus labores.

► Disminución de la contaminación

La contaminación ambiental se reduce si la mayoría de las empresas implementan el teletrabajo. Se trata de un beneficio altamente social y personal. Al tener más gente trabajando desde casa, menor tráfico y menor contaminación.

Reducción de la rotación laboral y atracción de más empleados y mejor preparados

Según estudios, las cifras de personas que prefieren el teletrabajo siguen en aumento y lo seguirá en los próximos años. En la actualidad, muchas personas no están dispuestas a renunciar a su bienestar emocional por encima de un buen puesto de trabajo, por más remunerado que este sea. En ese sentido, tener la modalidad de teletrabajo se ha convertido en sinónimo de que la empresa es innovadora, actual y de que se preocupa por sus colaboradores, nada más atractivo que esto para las personas que buscan empleo.

Disminución del ausentismo laboral

Esta modalidad representa una reducción importante en el ausentismo y en el número de accidentes y bajas laborales. Al estar en la comodidad del hogar, no hay lugar para el control a la hora de llegar, idas al baño, historial de navegación en la PC o cualquier aspecto que pueda afectar negativamente a un trabajador y que pueda usar como excusa para ausentarse laboralmente.

Menos conflictos

Quizás, por pasar tanto tiempo en la oficina, incluso más que en casa, se produzcan roces dentro de los ambientes laborales. Cuando se teletrabaja, se reducen en gran medida estos conflictos ya que cada colaborador está enfocado en sus tareas y no tanto en sus compañeros.

Menos estrés

Cuando se trabaja desde casa, se hace más relajado. Además de disminuir cualquier típico problema con jefes y compañeros, se puede trabajar como se desee, hasta en pijama, si así se prefiere. Siempre y cuando se pueda estar presentable a la hora de una videollamada, no existe problema alguno de trabajar en pijama y zapatillas. Incluso, se puede hacer desde la terraza, cama o sofá y sin control sobre la cantidad de café que se debe tomar.

Mayor organización

Ideal para aquellas personas que prefieren trabajar solas o bajo un método específico. Aunque el trabajo en equipo siempre es lo mejor, no cabe la menor duda que el teletrabajo brinda la posibilidad de que la persona tenga su propio espacio sin necesidad de lidiar con el desorden de trabajar en grupo. Se evita también la burocracia y el acoplamiento a los métodos de otras personas.

despacho casa

Imagen: unsplash Fuente: soyfreelancer.com

Desventajas:

Algunos detractores del teletrabajo alegan que el esfuerzo diario que implica concentrarse en grandes proyectos, disminuye cuando se trabaja desde casa.

Al respecto, Auguste Rodin resaltó:

“No basta trabajar, es preciso agotarse todos los días en el trabajo”

refiriéndose a lo importante que debe ser involucrarse en tareas importantes para poder sentirse motivados y productivos. Entre las desventajas más destacadas estarían: 

Dificultad para separar la vida laboral de la personal

A algunas personas les cuesta encontrar el balance para delimitar las cosas propias de casa con las del trabajo. Algunas de estas cosas son los horarios normales para la comida, o las tareas cotidianas del hogar como sacar la basura o la limpieza.

Inciso:

Llegados más o menos a la mitad del post quiero hacer un comentario personal sobre la dificultad de este último punto. Porque realmente tienes que ser muy organizado para delimitar perfectamente donde termina la vida personal y donde empieza la laboral, y al revés. Este es el gran caballo de batalla de las personas que trabajan desde casa.

Este hecho provoca que tengas más tiempo, pero también provoca que te ocupes con más de tus gustos o aficiones: lectura, cursos, etc… Incluso estirando el tiempo de trabajo hasta el infinito…(esos momentos en que son las tantas de la noche y aún sigues encabezonado con algo).  Esto provoca en el teleworker una especie de fiebre de aprovechamiento del tiempo, de manera que terminas por buscar la forma más rápida y práctica de poder mantener tus rutinas. 

Aquí es donde como me ocurre a mí, ves la luz en el entrenamiento con el método HIIT, en concreto una modalidad llamada “Tabata, ¡ya que en 20 minutos lo tienes hecho!. 

Si no te lo crees mira este video:
Reproducir vídeo

El tema de la gestión del tiempo y el ejercicio físico para conciliar una vida saludable en lo personal y en lo profesional, daría para otro artículo, así que lo dejaremos para más adelante.

No olvidemos que estamos en mitad de las desventajas de trabajar desde casa, ¡así que sigamos con el post querido lector!

Eliminación del ambiente laboral

Si todos en la compañía teletrabajan, podría ser la causa de que el ambiente se elimine totalmente. En ese sentido, ¿dónde quedarían los descansos con café o los tiempos muertos con charlas sobre nuestro día a día? El trabajo desde casa podría alejar más al equipo al no tener casi contacto diario.

Dificultad para el control

El trabajo remoto se mide por objetivos y resultados en lugar de horas, pero todavía existen empleos que no se pueden cuantificar de esta manera y consecuentemente, puede que se presenten dificultades a la hora de controlar los procesos, lo que podría ser un poco más difícil hacer el seguimiento de una tarea por parte de un supervisor a un empleado.

Dificultad para el trabajo en equipo

Hay muchas tareas que precisan reuniones colaborativas entre sus trabajadores, cuando se teletrabaja, podría darse el caso de que, a la hora de reunirse, haya dificultades por no tener un espacio físico para hacerlo. Si bien puede hacerse de forma virtual, hay factores como la calidad de la conexión a internet o el mal funcionamiento de las herramientas de comunicación que podrían impedir la calidad en las reuniones y el trabajo en equipo.

Posible desvinculación emocional del colaborador con la empresa

Se puede dar el caso a mediano o largo plazo que el colaborador pierda la vinculación con su empresa al no tener la posibilidad de participar más activamente en tareas grandes que impliquen una presencia física y al no tener oportunidad de reunirse con sus compañeros, hablar con ellos y compartir un espacio común. Todos estos aspectos podrían hacer que el nexo, unión y referencia emocional, desaparezcan.

Aislamiento y procrastinación

Con el trabajo desde casa aumentan las posibilidades de procrastinar, aislarse y atrasarse con las tareas si no se gestionan los procesos de manera correcta. El contacto humano sigue siendo fundamental y a veces, la presencia de una supervisión física del colaborador, también podría hacer falta.

Incapacidad de adaptarse a cambios drásticos en la cultura y organización de la empresa

Es muy probable que la empresa tenga que dar un pequeño giro a su filosofía, y a la manera de gestionar los procesos, esto, en algunos casos, cuando se trabaja en remoto, podría traer conflictos e incapacidad de adaptarse a estos “cambios”. A veces es necesaria la presencia física del colaborador para recibir un tipo de entrenamiento para facilitar la adaptación a nuevas filosofías.

Descenso de la productividad

Ya se había mencionado al inicio. No todos son capaces de inspirarse y ser productivos en la modalidad de teletrabajo y no es fácil ni sencillo generar un buen ambiente de trabajo en la propia casa, como consecuencia, el rendimiento del colaborador podría verse afectado y mucho más si el trabajador no participa en grandes proyectos que implican un mayor esfuerzo y dedicación.

Peligro de ceder más rápido a distracciones

Trabajar desde casa ofrece menos distracciones de colegas y jefes, pero no de irse a ver netflix o pasar mayor rato revisando el teléfono móvil. Si a esto le sumamos la posibilidad de tener vecinos ruidosos, en definitiva, el teletrabajo tiene mayor peligro de ceder ante distracciones que el trabajo en la oficina.

Reducción del aprendizaje

De cierta manera el proceso de feedback y aprendizaje se reduce ya que el empleado podría hacer las tareas mecánicas y rutinarias o únicamente las inherentes a las de sus funciones. Al no tener acceso al aprendizaje grupal y colaborativo, el círculo de conocimientos se ve afectado.

Posible inversión y costes

Es posible que la empresa tenga que hacer una pequeña inversión en equipos y en formación que por lo general no suelen ser económicos aun cuando el retorno de inversión a largo plazo pueda ser mayor.

En definitiva, se deben tener todos estos aspectos en cuenta a la hora de decidir si trabajar o no desde casa.

Pero por ahora, están más claras que nunca las ventajas que tiene el trabajo desde casa, ya que el coronavirus no ha hecho más que ponerlas en relieve y acentuar este atractivo modus vivendi, especialmente si eres un emprendedor o pequeño empresario y tu oficina se mueve contigo en tu smartphone, portátil o tablet. 

Incluso para el trabajador, el factor más negativo de “desconexión” con la empresa debido a la falta de contacto, puede disminuirse en gran manera si se compagina con alguna visita presencial de forma semanal o mensual para no perder el contacto humano. 

De cualquier manera, dependerá siempre de la capacidad y la responsabilidad del trabajador conocer estos puntos, adaptarse a la modalidad de trabajo que estipule la empresa, así como tener la capacidad y responsabilidad (¡disciplina de hierro!) para poder cumplir con sus tareas envuelto en el cálido manto de la libertad y autonomía que ofrece el hogar.

  • ¡Eres una máquina! ¡Terminaste el post!100
¿Y tú con qué punto te identificas más? ¿Ves más ventajas o por lo contrario ves más desventajas?
¡Escríbelo en comentarios!

Related Posts

Deja un comentario